6 CLAVES PARA MANTENER LA ENERGÍA EN INVIERNO

  • Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

consejos para aprovechar y sentirse al máximo durante la temporada.

El invierno es una época del año en la que las bajas temperaturas y los días más cortos pueden afectar nuestra energía y vitalidad. Sin embargo, con algunos ajustes en nuestra rutina diaria y hábitos saludables, es posible mantener un nivel óptimo de energía incluso durante los meses más fríos. Aquí hay algunos consejos para aprovechar al máximo la temporada invernal:

  1. Alimentación saludable: En invierno, es tentador recurrir a alimentos ricos en grasas y azúcares para combatir el frío. Sin embargo, es importante mantener una dieta equilibrada y nutritiva. Prioriza el consumo de frutas y verduras de temporada, que son ricas en vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo en esta época. (Ahondaremos en este tema más abajo)
  1. Hidratación adecuada: Aunque no sintamos tanta sed como en los meses más cálidos, es fundamental mantenernos hidratados durante el invierno. Beber suficiente agua ayuda a mantener nuestros niveles de energía y mejora la función cerebral. Si el agua fría no es atractiva en esta temporada, puedes optar por infusiones calientes o tés de hierbas para mantener tu ingesta de líquidos.
  1. Actividad física regular: Aunque el clima frío puede desanimarnos a hacer ejercicio, es esencial mantenerse activo durante el invierno. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, lo que mejora nuestro estado de ánimo y aumenta nuestros niveles de energía. Realiza actividades en interiores, como yoga, pilates, baile o ejercicios en casa. Si las condiciones climáticas lo permiten, también aprovecha para disfrutar de actividades al aire libre, como caminatas o deportes de invierno.
  1. Descanso adecuado: Durante el invierno, nuestros cuerpos pueden necesitar más descanso. Asegúrate de dormir las horas suficientes y mantener una rutina de sueño regular. Mantén tu habitación oscura y a una temperatura confortable para promover un descanso reparador.
  1. Exposición a la luz natural: Los días más cortos en invierno pueden afectar nuestro estado de ánimo y nivel de energía. Aprovecha las horas de luz natural y pasa tiempo al aire libre durante el día. La exposición a la luz solar ayuda a regular nuestros ritmos circadianos y a mejorar nuestra energía y estado de ánimo.
  1. Gestión del estrés: El invierno puede ser una temporada estresante debido a las festividades, las obligaciones familiares y las presiones laborales. Aprende técnicas de relajación, como la meditación o el yoga, para gestionar el estrés de manera efectiva. El estrés crónico puede agotar nuestra energía, por lo que es importante encontrar formas de manejarlo adecuadamente.

Ahora bien, porque es nuestro tema central como PUNCH, volvamos al punto 1. Alimentarse saludablemente durante el invierno. 

¿Quién no se ha sentido preocupado por comer en exceso durante el invierno?   Lo pregunto porque puede ser una preocupación común, ya que el frío, estar más en casa y no tener tanto solcito (que nos mega sube el ánimo) pueden tentarnos a consumir más alimentos altos en grasas no saludables, hidratos de carbono refinados y productos procesados. Ahora, también hay una respuesta desde lo fisiológico: Mayor necesidad energética. Durante el invierno, nuestro cuerpo necesita más energía para mantener una temperatura corporal adecuada debido al frío. Los carbohidratos, por ejemplo, son una fuente rápida de energía, por lo que es común que aumentemos su consumo para satisfacer esta demanda energética. 

Aquí tienes algunas estrategias para ayudarte a evitar comer en exceso durante esta temporada:

  1. Asegúrate de incluir una variedad de alimentos saludables en tus comidas diarias. Opta por frutas y verduras de temporada (la naturaleza nos las brinda de manera estratégica según los requerimientos de nuestros cuerpos), granos integrales, proteínas de alto valor biológico y grasas saludables (frutos secos, semillas, aceite de oliva, aceite de coco entre otros). Estos alimentos te proporcionarán nutrientes esenciales y te ayudarán a sentirte satisfecho/a por más tiempo.
  2. Controla las porciones: Presta atención al tamaño de las porciones que consumes. Utiliza platos del tamaño adecuado a tu porción. Sino, el cerebro dirá “que comida tan pequeña” cuando en realidad, el plato es muy grande. Mastica despacio y saborea cada bocado, lo que te permitirá disfrutar de la comida y reconocer las señales de saciedad.
  3. Planifica tus comidas y snacks: Mantén un horario regular de comidas y planifica tus opciones con anticipación. Si tienes un plan estructurado, es menos probable que te dejes llevar por los antojos y las tentaciones.
  4. Aumenta la ingesta de fibra: Los alimentos ricos en fibra, como las frutas, las verduras y los cereales integrales, te ayudarán a sentirte lleno/a durante más tiempo. La fibra también regula el azúcar en la sangre y ayuda en la digestión, lo que puede evitar los picos de hambre.
  5. Limita los alimentos altos en calorías y azúcares: Si bien es normal disfrutar de algunos dulces o alimentos ricos en calorías de vez en cuando, trata de consumirlos con moderación. Establece límites claros para evitar excederte y recuerda que el equilibrio es clave.
  6. Hambre v/s sed: A veces, la sensación de hambre puede confundirse con sed. Asegúrate de beber suficiente agua durante el día para mantener tu cuerpo hidratado. También puedes optar por infusiones calientes sin azúcar para disfrutar de algo reconfortante sin agregar calorías adicionales.

Recuerda que es importante escuchar a tu cuerpo, reconocer las señales de hambre y saciedad, y buscar un equilibrio saludable en tu alimentación. Si tienes preocupaciones específicas sobre tu alimentación, es recomendable consultar con un profesional de la salud, como un nutricionista o dietista, para obtener orientación personalizada.

¿Entonces? Mantener la energía en invierno implica cuidar nuestra alimentación, mantenernos hidratados, hacer ejercicio regularmente, descansar lo suficiente, aprovechar la luz natural y gestionar el estrés. Con estos consejos, podemos disfrutar plenamente de la temporada invernal y mantenernos enérgicos y saludables a pesar de las bajas temperaturas.